PÁGINAS AL VIENTO  -  Cuentos               PANEL CENTRAL

El desfile

Vicente Herrera Márquez

 

A pesar del frío, el día estaba radiante. La plaza del pueblo estaba adornada por banderas y guirnaldas con los colores del emblema patrio. Los sones marciales de una banda militar se transmitían hasta los últimos rincones del pueblo. Los vecinos vestidos con sus mejores atuendos y portando en su pecho la escarapela con los colores patrios, repletaban la plaza para presenciar el desfile cívico, como todos los años lo hacían para celebrar el Día de la Independencia.

Desfilaba un destacamento militar venido de otro pueblo; una veintena de vecinos que lucían su birrete de Reservistas; delegaciones de dos clubes deportivos; empleados municipales y estatales; policías y bomberos. Cerraba el desfile una blanca columna, era la más numerosa, de alrededor de ciento cincuenta niños entre los cuales muchos eran hijos de inmigrantes que habían llegado como colonos a aquellas tierras.

Estos niños eran los alumnos de la Escuela Nº 3, única escuela del pequeño pueblo, perdido en la inmensidad de la estepa patagónica, en la década del cincuenta, de los años mil novecientos.

Encabezaba la blanca columna la directora del plantel, la seguía el abanderado con sus escoltas y más atrás cada curso con su maestro o maestra, desde primero inferior hasta sexto grado. Todos los niños y niñas lucían orgullosos su albo delantal, los varones camisa blanca, corbata azul y peinados a la gomina; las niñas llevaban su pelo amarrado con una cinta que lucía los colores de la bandera.

Entre los alumnos del sexto marchaba uno, de pelo rubio y ojos claros, que trataba de esconderse entre los compañeros y parecía que quería minimizarse para pasar desapercibido, a la vez que miraba nervioso hacia los vecinos que observaban el desfile. ¿Qué lo impulsaba a actuar de esa manera? Era su guardapolvo, le quedaba corto y estrecho y no lucía el mismo blanco que tenían los demás, estaba más bien percudido y arrugado. Cuando pasaron frente a las autoridades se sonrojó y avergonzado miró para otro lado.

Al compás del bombo de la banda militar el abanderado del colegio realizó un elegante giro, miró de frente a las autoridades y sostuvo con firmeza la bandera que portaba con orgullo, luciendo con gallardía su elegante, almidonado y blanco guardapolvo, el que hacia resaltar su negro pelo y el moreno rostro, en el que brillaba una radiante sonrisa. Mientras pensaba: que a pesar de ser inmigrante, que de pequeño había llegado con su familia pobre cruzando la frontera, sentía orgullo de portar la bandera de aquel país.  Además orgullo por ser el mejor alumno de la escuela, razón por la cual era el portaestandarte, y más aún cuando escuchó el fuerte aplauso, con que el público coronó el paso de su bandera.

Cuando terminó el desfile y los vecinos, las autoridades y compañeros se retiraban, el niño rubio de sexto, que trataba de minimizarse durante el paso frente a las autoridades, se acercó desafiante al bizarro abanderado, con ansias de asestar un fuerte golpe de puño en aquel rostro moreno y sonriente.

Ambos se miraron desafiantes, dispuestos a pelear.  Después de unos minutos haciendo fintas y estudiándose como si fueran boxeadores, bajaron la guardia, volvieron a mirarse fijamente y sonriendo abiertamente se fundieron en un apretado abrazo.

¿Qué culpa tenían ellos de las decisiones de sus maestros que actuaban según sus ideas políticas y sociales?

Hicieron intercambio de guardapolvos, se despidieron con un: mañana nos vemos y cada uno se dirigió a su casa. El abanderado de pelo negro y piel morena  a una pequeña y humilde casita en las afueras del pueblo y el rubio de ojos claros a la suya, ubicada en la calle principal del pueblo, al lado de la gran tienda de su padre, un próspero comerciante llegado de un país lejano.

 

 

Incluido en libro: Cuentos al viento
©Derechos Reservados. Registrado con el N ° 166.350 en el Registro de Propiedad Intelectual - Chile

free hit counters
 # Índice del libro #