PÁGINAS AL VIENTO  -  Poemas           PANEL CENTRAL

Currículum resumido

Vicente Herrera Márquez

 

Con ayuda de mi padre hombre,
me parió mi madre mujer, en un mes tercero.
Frente al Pacifico nací en otoño.
Con ruedas, en barco de fierro, madera y sueños
crucé Los Andes con llanto y sonrisa de bebé.

En un lugar lejano muy cerca de nada,
con vista al Atlántico, años sumé y crecí.
Me crié en la pampa con viento y frío,
con el ojo y el oso aprendí la o,
con la ve corta escribí viento y también mi nombre,
con alpargatas corrí tras una pelota de trapo,
con rondas infantiles y delantal blanco hice niñez,
con acordes de tango triste y milonga alegre, púber, baile;
con un barrilete y las avutardas aprendí a volar.

Siendo niño perdí al hombre padre y a la mujer madre.
Brazos abiertos y corazones grandes me cobijaron,
acariciaron mis alas, me alimentaron, me dieron bríos
y al tiempo, con diecisiete, invertí las velas
y con ráfagas de viento a favor y en contra busqué mi origen.

Volví, estudié, crecí, volé, soñé y como adulto transité
por avenidas de asfalto alucinado por luces multicolores,
por calles adoquinadas buscando rastro ancestral
y por caminos abruptos para vivir y ganar el pan.
En la ruleta del tiempo aposté, tiré los dados,
con ambición jugué, y en esa ruleta gané y perdí.
Trabajé en esto y aquello, me involucré en aquello y esto,
y aunque siendo parte de la historia, no quedé en la historia.
Di vida y apellido que insensato en un cruce abandoné.
Escribí de la vida, de mi vida, de otras vidas y sigo escribiendo
esperando a la señora que desde que nací me está esperando.

Resumiendo: Nací y crecí en la brisa.
Aprendí a jugar, leer y escribir con viento suave
Supe de amores, romances y mujeres, con viento tibio.
Viví, sufrí, gocé, caí, me paré, con viento fuerte.
Me perdí en borrascas, tempestades y huracanes.
Hoy voy rescatando de la mochila del tiempo, recuerdos escritos,
y rumiando letras viejas, mezcladas con letras de tiempo actual.
Estoy esperando que el huracán se haga viento fuerte, soplo suave,
brisa tibia o simple caricia con perfume de años y leguas,
para que entre todos, como cenizas o una brizna me transporten
como pasajero siendo aunque sea una página de cuentos o de poemas,
en la bitácora del barco o el tren donde viajan todos los recuerdos.



Incluido en el libro: La espiral del viento.
©Derechos Reservados. Registrado con el N ° en el Registro de Propiedad Intelectual - Chile

 

shopify stats