PÁGINAS AL VIENTO  -  Pinceladas de tinta           PANEL CENTRAL

Desperté a las 04:30 hrs.

Vicente Herrera Márquez

 

Silencio total, desperté en el medio de la madrugada y vi por la ventana, a medio camino al oeste, la luna que hace dos días estaba enorme y brillante.

Antes de seguir les comento que desde hace años vivo solo en un pequeño departamento que arriendo en un lugar tranquilo en una comuna de  la parte sur-este de Santiago de Chile, con mi computador, el aparato de televisión con pantalla  de alta resolución, el equipo de música con un pendrive de cantantes españolas desde Lola Flores hasta la Mónica Naranjo, pasando por la Casal, la San Basilio, la Pantoja, la Malú,  la Concha Buika y otras más. y además con algunas botellas de vino tinto que voy consumiendo con moderación según de que esté escribiendo.

Me levanté fui al baño, hice lo que me urgía hacer, tomé agua y me volví a acostar. Frío no había o no sentía, el sueño se había alejado y me puse a pensar, pensar en esto y aquello, en la luna y el sol, en la vida y el amor y también en una cabellera color de espigas doradas.

Seguía pensando y buscando una rendija para entrar en el sueño de cabellos dorados y no la encontraba, por lo tanto seguía pensando.

De repente me encontré pensando en la muerte y no en la muerte como tal, sino que en mi propia muerte y sobre todo en la forma que debiera morir

Creo que es mejor planificar como morir y hacerlo a conciencia para no causar imprevistos y no acarrear problemas a los que seguirán viviendo, como por ejemplo: comprar el lugar en el cementerio, por otro lado el cajón o ataúd, dejar las cuentas de agua, la electricidad, Internet y otras pagadas,  hacer un testamento para legar mis versos y sueños inconclusos, que hacer con mis recetas de cocina, etc.

Importante también dejar pagados, por lo menos un par de años de Internet, para no desaparecer bruscamente de mi viento que recorre las redes dispersas del mundo de habla castellana..

Otra cosa importante que tengo que acordarme es que aunque sea invierno o verano siempre dormir con pijama para que cuando los vecinos me encuentren no me vean en pelotas y la vecina del tercero se arrepienta  de no haber aceptado mi invitación a cenar.

Y algo que haré  hoy mismo sin falta, dejarle llaves del departamento al vecino de al lado y así no tengan que romper puerta o ventanas para saber por qué hace días que no me ven…

Y seguí pensando de esto y de todo hasta que supongo que me quedé dormido…



 

Incluido en el libro: Pinceladas de tinta, inquietudes, divagaciones y otros.
©Derechos Reservados. Registrado con el N ° en el Registro de Propiedad Intelectual - Chile
 # Índice del libro #