PÁGINAS AL VIENTO   -  Crónicas              PANEL CENTRAL

Gracias al computador, a Internet y las letras

Vicente Herrera Márquez

 

Pienso en años pasados, pienso que siempre estuvo en mí el deseo de escribir, el ansia de usar las letras aprendidas de niñez en algo más sublime que la comunicación en el ámbito laboral y en el medio cotidiano. Hace tres años me puse a escribir tratando de reinventar el tiempo del tiempo y ocuparlo en tejer poemas e hilar historias con esas “Benditas letras de amor” como las llama una querida poetisa amiga del alma.

Es cierto, benditas letras, ustedes han traído a mi vida momentos inolvidables y rebosantes de fragancias lejanas, de caricias ansiosas, de susurros solitarios y de mas amor por las letras y sobre todo ganas de vivir y vivir en plenitud, aunque esa plenitud tan solo se logre en un plano virtual, pero sin desechar de que algún día no muy lejano se transforme en realidad. Es cierto que para ello el camino no es fácil, hay que soltar amarras, hay que desafiar convencionalismos, hay que navegar contra la fuerza del viento y sobre todo hay que liberarse de los miedos internos que dominan nuestras ansias de transformar sueños en realidad y el temor natural de perder.

Bendito también es ese medio moderno que entretejió y pavimentó esa enmarañada red de carreteras virtuales que nos transportan en instantes a los lugares y parajes más alejados y donde sin este medio nunca habríamos llegado. Computación e Internet, vehículo y carretera que nos permite movernos en el mundo cibernético. Si no hubiera sido por ellos yo nunca habría escrito poemas y cuentos, nadie habría conocido mis inquietudes y nadie en el mundo habría dado unos minutos de su vida para establecer comunicación conmigo…

Las letras, la pantalla e Internet me brindan la posibilidad de soñar y sueño que soy parte de otros sueños. De sueños lejanos en los que es posible que yo sea parte de ellos.

Quiero creer que soy yo y me dejo llevar en el ensueño y juntos recorremos extensos caminos exóticos saboreando los placeres que se nos brindan pródigos y placenteros.

Benditas letras que me permiten soñar y me permiten llegar a creer que soy yo quien te acompaña en tus sueños.


 

Incluido en libro: Crónicas al viento
©Derechos Reservados. Registrado con el N °  en el Registro de Propiedad Intelectual - Chile
 # Índice del libro #