PÁGINAS AL VIENTO -  Cuentos            PANEL CENTRAL

¡Qué culo!   (Cuentos del Mono)

Vicente Herrera Márquez

 

El Mono o Monito era uno de los más revoltosos y alegres componentes de aquel grupo de curtidos mineros.

El Monito, después de un largo día de trabajo descansaba tendido en su camarote superior del dormitorio común mientras hojeaba revistas y diarios donde aparecían mujeres ligeras  de ropas y también desnudas.

Esto sucedía en el campamento  de una mina de oro en la alta cordillera allá por los años… de los tiempos mozos, en una noche de frío invierno.

Sus ojos quedaron  pegados en la página central de la revista que tenía en sus manos y una sonora exclamación brotó de sus labios.

—¡Qué culo!
—¡Pero qué culo más lindo!
—¡Grande, redondo y hermoso! —Y en voz alta repetía y repetía lo mismo y pregonaba las bondades de lo que veían sus ojos.

Sus compañeros al oírlo comenzaron a pedirle que mostrara el motivo de sus exclamaciones, a lo cual  el Mono se resistía diciendo:

—¡Noooo! De ninguna forma,  esto es mío y lo mío no se lo muestro a nadie.

—¡Ya pues, Mono…
— Ya Monito lindo, muestra ese culo!

Y así pasaron varios minutos en que sus compañeros pedían y el Mono se negaba.

Después de la tanta insistencia de sus compañeros y ya un poco molesto, el Mono al final se sentó en su camarote y agitando la revista pregunto:

—¿Realmente quieren que les muestre el culo?

A lo que todos respondieron: 

—¡Claro que sí!  No seas mezquino Mono con... de tu madre y otros epítetos de grueso calibre.

Saltó de su camarote con la revista en la mano, mientras los compañeros de dormitorio se reunían en grupo al lado de la estufa central.  

 Al estar a  un par de metros de ellos, dándose importancia, volvió a preguntar 

—¿Realmente quieren verlo?  

—¡Síiiiiiiiiiiiii!  —un coro de rudos mineros se oyó en el amplio dormitorio.

Intempestivamente el Mono dio un giro, se bajó pantalones y calzoncillos diciendo:

—¡Aquí, lo tienen!—¿Querían ver mi culo?   —Aquí lo tienen.

—¿Qué les parece?

Y riéndose a carcajadas mostró a todos los ávidos presentes, su moreno y peludo culo.



 

Incluido en libro: Cuentos de Vientonorte
©Derechos Reservados. Registrado con el N ° en el Registro de Propiedad Intelectual - Chile

 # Índice del libro #