PÁGINAS AL VIENTO  -  Poemas  PANEL CENTRAL

Volver a volar

Vicente Herrera Márquez

 

Hay momentos en que arrecia con fuerza inusitada este viento del norte, parece que me quiere expulsar más allá de sus límites, y tal vez tenga razón.
Es cierto, soy un intruso en estas tierras y en las comarcas que domina; soy un simple aventurero que llegué buscando un poco de cariño y mucho de amor.
¿Por qué llegue hasta aquí, tan lejos de mi tierra?
Llegué porque una vieja gitana amiga me dijo que en tierras del norte me esperaba la fortuna que siempre había buscado, que estaba presa en un lugar escondido y que el Cierzo era su guardián.
Quise encontrar ese lugar y quise desafiar a ese viento, puesto que allí estaba la mujer que siempre soñé, estaba el amor que siempre anhelé, estaba la piel que siempre deseé como abrigo.
Llegué, busqué y encontré el lugar. Fue un día que el viento andaba de fiesta. Allí estaba ella, nos miramos, sonreímos, reímos, cantamos, bailamos y nos enamoramos, al menos yo sé cuánto me enamoré.
Y jugamos en la campiña desafiando a volar a las aves en las quebradas; corrimos desafiando, en su cauce, al arroyo cristalino; y a luz del sol bailamos retando al viento que estaba celoso.
Y en noche de primavera a la luna llena le mostramos nuestra piel desnuda, mientras el trigo de la pradera nos cobijó de la brisa del anochecer y un viejo roble solitario del rocío del amanecer.
Pasan los días y se va yendo el verano. Hoy siento que ella se aleja de mí buscando techo para cobijarse de la lluvia del invierno y las heladas de enero, puesto que yo no poseo nada para brindarle. Por lo tanto tendré que emigrar solo a menos que quiera que me quede y entre los dos construyamos un nido que nos cobije del invierno que se avecina y de todos los inviernos que quedan por vivir
Amor, hagamos un nido entre los dos con madera de robles añosos y clavos virtuales o volemos a mi tierra donde hay una casita pequeña que nos espera y corramos por campiñas y quebradas del sur, con el sol de su verano.
Y si estás dispuesta, lo sientes y lo quieres ven vuelve y vuela conmigo, démonos un abrazo, un beso y no tengamos sólo placer sexual, sino que juntos y cobijados por nuestra propia piel sin límites, hagamos el amor en toda su magnitud.
Quiero luchar, pero la verdad es que las fuerzas ya me abandonan, sólo tú puedes darme bríos para volver a volar.


 

 

Incluido en libro: El Cierzo indómito
©Derechos Reservados. Registrado con el N ° 241.700 en el Registro de Propiedad Intelectual - Chile
 # Índice del libro #